Compra Pública para la Innovación

En el 2015 Colombia entrará al grupo de países que en el mundo promueven la Compra Pública para la Innovación como una herramienta para impulsar la innovación a partir de la oferta y la demanda de nuevas soluciones a proyectos estratégicos del gobierno en sectores como salud, agricultura, energía, medio ambiente y tecnología de la información y las comunicaciones (TIC). 

Para lograrlo, Colombia Compra Eficiente (CCE) trabaja en el diseño e implementación de esta política con la que el gobierno también busca que se desarrollen nuevos mercados innovadores a través de la contratación pública. 

Ya se realizó un diagnóstico en cinco frentes de trabajo para entender los cambios y ajustes que requiere el país y las entidades del Estado y alcanzar los objetivos de una política de Compra Pública para la Innovación: políticas públicas existentes, marco legal, demanda pública, oferta de servicios, e instrumentos financieros. 

Los resultados fueron presentados al Departamento Nacional de Planeación (DNP), Colciencias, la Procuraduría General de la Nación y los ministerios de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT) y de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), principales entidades involucradas en la iniciativa. Actualmente se adelantan talleres de diseño para proceder a la identificación de proyectos piloto a nivel nacional y territorial. 

¿Qué es y qué no es la Compra Pública para la Innovación

De entrada, es importante aclarar que la compra pública innovadora no es: un nuevo tipo de contrato ni una nueva modalidad de selección, tampoco es innovar en el proceso de contratación. 

La Compra Pública para la Innovación es un sistema mediante el cual se podrán mejorar los servicios públicos mediante la incorporación de bienes o servicios innovadores; fomentar la innovación empresarial (principalmente de las pequeñas y medianas empresas); e impulsar la internacionalización y comercialización de la innovación. En pocas palabras, es la oportunidad de impulsar la adquisición de soluciones del mañana en lugar de comprar la tecnología de ayer. 

Casos de éxito

En el mundo, según Global Innovation and Technology Alliance, Department for Business Innovation and Skils y OCDE, el objetivo de gasto total en compras públicas innovadoras para 2013 en Estados Unidos era del 3,6 por ciento; en Finlandia, España y Reino Unido, del 3 por ciento (cada uno); e India, del 2 por ciento. 

Entre los casos de éxito que se destacan en el mundo está el del centro médico de la universidad Erasmus de Holanda. En este caso el hospital se propuso reducir el impacto ambiental mediante la reducción del consumo de energía en un 20 por ciento para el 2020. En ese proceso encontraron que la maquinaria utilizada para la limpieza de las camas (70 mil) era uno de los mayores factores de consumo de agua y energía. 

Para solucionar el tema, en 2012 lanzaron una licitación pública y establecieron tres criterios de adjudicación: costo total de la propiedad y servicio, impacto ambiental, y alineación con la estrategia organizacional. La empresa ganadora fue una pyme holandesa que desarrolló una solución innovadora basada en la tecnología robótica adaptada de la automoción con un sistema patentado de boquilla de vapor. 

El resultado fue la reducción calculada en un 28 por ciento del costo total de la propuesta y la reducción de la huella de carbono operacional de un 65 por ciento.